lunes, 4 de julio de 2016

El Galgo Azul. Dibujos con mucho amor









A Sara no le tiembla el pulso cuando tiene que plasmar en dibujos las aventuras de los miembros peludos de la amplia familia animal de El Galgo Azul. En un abrir y cerrar de ojos sus ilustraciones cubren desde tazas hasta bolsas de tela y, en la mayoría de los casos, con uno o varios galgos como protagonistas. "Queremos crear un pequeño espacio donde ofrecer creaciones que los amantes de los animales puedan disfrutar y sensibilizar de manera simpática al resto de personas sobre el mundo de las mascotas. Además, soñamos con conseguir que los galgos sean vistos como animales de compañía y no como perros de caza o de carreras", asegura Sara que, junto a Marc, constituyen el lado humano del equipo. 
Todo empezó en 2013, cuando Sara se fue a vivir con su pareja. "Yo no quería tener animales pero llegó uno antes que yo. Era un cachorrillo de galgo llamado Iñaki y me conquistó de tal manera que comprendí lo fuerte que es el amor perruno y el amor animal. Unos meses después Iñaki nos dejó convirtiéndose en lo que yo llamo un galgo azul porque ¿Qué color tiene el amor perruno? Para mí es azul intenso", recuerda la ilustradora. El vacío por la marcha de Iñaki pronto se llenó con otros peludos: los galgos Nacho y Peter y los gatos Joaquín y Matisse. "Cuando un perro entra en tu vida lo cambia todo y ese cambio me llevó a crear una marca que contribuyera a mimar el amor azul y a dar a conocer lo maravillosos que son estos animales ¡Como el amor perruno no hay ninguno!", proclama Sara. 
En la tienda de El Galgo Azul se pueden comprar múltiples artículos estampados con las múltiples hazañas de los canes de Sara y Marc. Imanes de nevera, tote bags, tazas, chapas, láminas, fundas para móviles, teteras, tazas... incluso ilustraciones-retrato personalizables. "¡Me gustan todos! -asegura Sara-. He ido diseñando y producido productos según han ido surgiendo en mi cabeza y los próximos lanzamientos, quiero hacerlo en pequeñas colecciones. Si tengo que elegir uno, creo que sería la bolsa de tela del galgo con pajarita porque así siento que me acompaña alguno a los sitios a los que no pueden venir conmigo".  
Aunque hay aún poca cosa (solo collares y pajaritas) para animales, pronto la línea se verá ampliada. "Es inevitable imaginar camas con telas ilustradas, comederos, ropa, juguetes... De momento, todo está en mi cabeza y, en cuanto pueda, los haré realidad", asegura la ilustradora. Aunque, lo que resultaría todo un sueño, sería ver recopilados en un libro las aventuras de todos sus Galgos Azules. Tengo uno en proyecto que me gustaría editar en un futuro no muy lejano -finaliza Sara-. Pero de momento... ¡Top secret!". 


No hay comentarios:

Publicar un comentario