domingo, 8 de mayo de 2016

"Perrear" para ayudar








Hay muchas formas de ayudar a los animales abandonados o en peligro. Puedes trabajar desinteresadamente en un albergue, donar periódicamente dinero a las múltiples asociaciones que luchan por su bienestar o, también, puedes seguir el ejemplo de Las muy perras, un equipo formado por las amigas y artistas Rebeca Khamlichi y Mari Quiñonero que, un buen día decidieron poner su granito de arena en esta empresa que, día a día están llevando a cabo miles de valientes locos por los animales por hacer el mundo un poco mejor. “Somos personas normales, con nuestras responsabilidades, pero no podemos mirar para otro lado en cuanto al maltrato animal se refiere”, dicen en su página web. “Por eso, siempre que podemos, movemos cielo y tierra para rescatar a los galgos que más lo necesitan”.
Las muy perras es una web donde diversos artistas, diseñadores, escritores, fotógrafos, cantantes, firmas d moda… donan objetos (muy interesantes, por cierto) de forma altruista para que los interesados donen por la cantidad por la que se ha tasado el objeto. Por ejemplo, hay una foto original de Chema Conesa, una pieza de cerámica de Tánata, ilustraciones de Belén Segarra, láminas de Sr. Lobo, collar y correa para perro de MrJDog, gafas de sol de Lord Wilmore… Todos los beneficios conseguidos van dirigidos a las asociaciones Apap Alcalá y Baas Galgo. Si no te interesa nada de lo ofrecido pero quieres colaborar, puedes hacer donaciones voluntarias. 
Aunque su concienciación en pro del bienestar animal viene de lejos porque compaginan trabajo y vida familiar con labores de acogida, apadrinamiento y adopción de perros, especialmente galgos, se vieron envueltas en un episodio que les hizo cambiar el chip. “A principios de año un familiar nos avisó de que había un galgo abandonado y en muy malas condiciones cerca de un río en un pueblo de Toledo. Fuimos allí para rescatarlo armadas con kilos y kilos de salchichas creyendo que tardaríamos todo el día en atraparlo. Apenas el pobrecito nos vio a centenares de metros y olió la comida corrió hacia nosotras. Imagina en qué condiciones estaba para agarrarse así a unas desconocidas. En apenas media hora estábamos de regreso a Madrid. Francisco, que así le bautizamos, estaba herido, desnutrido, tenía la piel en muy malas condiciones y olía a crueldad y abandono. En tan sólo 15 días recogimos a otros once en diferentes condiciones de salud y de vida. Y quedaban cientos. Dos protectoras, APAP-Alcalá y BAAS Galgo se ofrecieron con enorme generosidad a acogerlos hasta que llegase la adopción. Nosotras quisimos agradecerlo consiguiendo fondos que les ayudasen a seguir con su tremenda labor”. 
El proyecto de Las muy perras se sale de lo convencional. “No nos propusimos dar ninguna imagen en particular y tampoco pensamos orientarlo a un tipo de gente determinada. El público al que queremos llegar es a cualquiera que sienta simpatía por unos animales que lo necesitan todo”. Los productos se enmarcan en unas cuidadas fotografías en colores suaves y con unos perros (cachorros y adultos) que animan a comprar. “Las fotos en las que presentamos los productos de nuestros colaboradores son hermosas, no porque nosotras lo pretendamos, simplemente porque la cámara capta la belleza que la felicidad le produce a nuestros galgos”.
Sin duda, el papel que juegan los colaboradores es fundamental. Son artistas y marcas de prestigio que no dudan en involucrarse desinteresadamente. “La respuesta ha superado todas nuestras expectativas. Al principio se lo propusimos a nuestro círculo más próximo, compuesto por otra artistas: pintores, músicos, actores, escritores…  y pensábamos contar con una docena de piezas. Pero, en un par de días, más de 100 creadores se habían sumado y querían ofrecernos sus obras u objetos personales para conseguir fondos. Nuestra recién cuenta en Instagram sumó más de 2.000 seguidores en un par de días. Ahora son casi 6.000 y subiendo”. Han sido muy pocos los nombres a los que han pedido su colaboración y se han negado. “No echamos de menos a nadie, al contrario, estamos muy satisfechas y orgullosas de todos los nombres que ya son muy perros”.
El balance ha sido tan satisfactorio que no se arrepienten de todo el tiempo y trabajo invertidos. “Y eso, a pesar de que también hemos tenido que afrontar algunas amarguras, desde los que nos reprochan que sólo ayudemos a galgos hasta los que cuestionan la idoneidad de algunos de los productos que ofrecemos. No nos importa, aceptamos las críticas de buen grado porque nuestro interés es ayudar al mayor número de animales posible”. 
Está claro que la situación de los perros de caza (galgos, podencos…) en España es dantesca y que Las muy perras hayan centrado sus esfuerzos en Galgos es algo que ayuda a darles visibilidad. “Creemos que algo ha variado en los últimos años que, hace una década era impensable. Es un cambio lento pero cambio, al fin de al cabo. Y para que termine de producirse es necesaria la educación. Aunque cuando vemos las condiciones en las que nos llegan algunos de nuestros perros se nos cae el alma a los pies y nos hace replantearnos todo. Pero estamos en el camino aunque aún queda mucho viaje todavía”. 
cleardot.gif

1 comentario:

  1. Suerte con vuestro proyecto y que todo os vaya de maravilla. Necesitamos más proyectos así.
    Nombres de perritas

    ResponderEliminar