jueves, 11 de julio de 2013

La vajilla de los reyes de la casa


Henri IV, Rey de Francia y Navarra entre 1553 y 1610, dijo una vez: “Quien me ama, ama a mi perro”. Pues con ese mismo fervor por los animales, junto con cierta admiración por el boato que caracterizó a la corte francesa pre-guillotina y, por supuesto, por la riqueza monumental de París, su ciudad de origen, lo que ha llevado a Karin Fainas a desarrollar Puppy de Paris, una firma centrada en artículos de lujo para mascotas. "Mi experiencia como empresaria de joyas de lujo y mi amor por el arte han permitido que Puppy de Paris madure -comenta Karin-. Al codearme todos los días con consumidores de productos de alta gama, me dio que pensar que los animales de compañía de mis clientes merecían tanta atención como sus dueños y dueñas". En su propósito, se rodeó de todo un ejército de artesanos que aún siguen trabajando técnicas ancestrales y que consiguen transmitir ese estilo de vida a la francesa… y ahora, también para los animales de compañía.
Ejemplo de ello es este comedero bautizado L' Ecuelle Royale (algo así como la escudilla real) cuyo diseño ha sido realizado a partir de un boceto de orfebrería original del siglo XVI y está ornado con tres flores de lys, el famoso emblema de la casa real francesa desde el siglo XII.
En cuanto a materiales, el enramado adorno tiene una capa de oro de 24 quilates y ha sido rodiado, con el fin de preservar toda su brillantez. El alimento o el agua se coloca en el bol de cristal que hay en su interior que, por cierto, parece tener la misma luminosidad que las copas que utilizan los grandes sumillers en sus catas. Aunque no se crean que es tan delicado, porque está tratado de una manera especial para que resista golpes y su lavado en el lavaplatos. En edición limitada y numerada -de 1 a 100-, y por 2.900 euros, L'Ecuelle Royale puede personalizarse con el nombre grabado de la mascota, y se presenta en un estuche forrado en seda realizado bajo pedido por un artista de la Place Vendôme, perfecto para los desplazamientos de su majestad… 

No hay comentarios:

Publicar un comentario