lunes, 18 de abril de 2011

Escayolados



Ahora que estoy inmovilizada por un esguince a causa de un accidente de tráfico, me siento identificada con las pobres mascotas que han tenido un percance y han sido escayolados o vendados. Tanto sus patas enfundadas en cápsulas de brillantes colores, como sus campanas de plástico afianzadas al cuello levantan sentimientos de ternura y simpatía. El tema llega a tal extremo, que la web Animal With Cast propone una galería de mascotas (no sólo perros y gatos, también ratones, conejos y hasta puercoespines) en periodo de recupeación, algunos de ellos, han sido recogidos en el libro Feel Better, Little Buddy, donde su autora Julia Segal los presenta con mucha delicadeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario