martes, 28 de diciembre de 2010

El gran Popovich



Las Vegas me dejó huella. Es una de las ciudades más alucinantes de Estados Unidos. Allí vi, en el V Theatre, un show un espectáculo de mascotas (perros, gatos, ratones...) al más puro estilo circense sesentero. El amaestrador era Gregory Popovich y, la verdad, lo primero que choca es su atrezzo tiñoso, pero al final, acabas sólo fijándote en los animales, que le salvan el espectáculo.

1 comentario:

  1. Pero lo que hay que preguntarse es si es ético usar animales para espectáculos y no lo es. Hay que preguntarse no lo que opinas tu del espectaculo sino lo que piensa y siente el animal. Empatía. Un animal no ha nacido para ese fin, para los fines que nosotros les damos. Esos animales sufren porque están viviendo en condiciones nada naturales para ellos y se les obliga a "trabajar" sin descanso y hacer numeritos que les restan dignidad y sin sentido, a viajar hasta el agotamiento, no viven con condiciones higiénicas ni alimentarias ni veterinarias adecuadas, los "cuidadores" no están formados para tratarlos y la mayoria de las veces ni les gustan los animales, etc...Me parece una aberración. Son espectaculos decadentes y que espero terminen muy pronto, por eso estamos luchando. Idem con los animales salvajes en circos. NO A LO CIRCOS CON ANIMALES

    ResponderEliminar